Inauguración

No era el mar pero se le parecía, para ser su primer encargo, no estaba mal. Había conseguido reflejar en el hall de aquellos grandes almacenes una ventana al Mediterráneo. Se quedó mirándolo impávido mientras el resto de operarios corrían de un lado a otro rematando los últimos detalles. Después de cinco años en paro por fin veía como su talento iba a devolver la alegría a su hija.

Llego el día tras una larga noche de nervios. Cogió el metro hasta la puerta de los grandes almacenes, era pronto, no había nadie, tan solo un cartel en la puerta: “Cerrado por quiebra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s