Antz

Desde una viga del techo hasta la última losa del suelo, estuvimos corriendo toda nuestra juventud. No había sido fácil sobrevivir al corretear de los niños después del colegio, ni a la araña peluda y fea que vivía en la esquina que formaba el techo y las dos paredes que daban al exterior. Recuerdo que alguna vez pasee por el cristal frío y transparente y pude observar la calle. Me hubiera gustado pisar por un momento la tierra.

Aunque ya no me quedan fuerzas para subir por la pared, hoy haré mi último intento, cuando abran la ventana, saltaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s