Sangonera

Que todo vuelva a ser como antes. Esa era la frase que repetía incesantemente a cada instante,  cada momento, que un recuerdo le devolvía a aquel aciago día. Después del fatídico accidente ya no volvió a repetir ninguna palabra más.

Nadie puede recuperarse de un golpe tan duro y lacerante, ni tan siquiera el dolor que sientes cuando te arrancan de cuajo una parte de tu cuerpo, se le puede asemejar.

No es que antes la vida fuera perfecta, nunca lo es, ni tan siquiera estaba exenta de todos aquellos graves problemas que ahora se demuestran insignificantes, pero era eso, una vida para vivir y soñar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s