Virtualizado

Con los pies a remojo mientras pescaba, una cerveza fría junto al cesto donde aletean las últimas truchas capturadas. Oír el silencio ensordecedor del lago. Ver la luz intensa filtrada entre los árboles centenarios de aquel lago Suizo, todo era perfecto, menos una cosa, algo que lo hiciera verdadero, que me transportara realmente allí, ese olor transparente de aíre limpio.

La dependienta se empeñaba en seguir relatándome las fabulosas prestaciones y placeres que me proporcionarían aquellas gafas de realidad virtual, pero el olor no lo habían podido reproducir, no se parecía en nada a la realidad, lo sabré yo, que lo he visto en tantos documentales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s