Revivir

Era nuestro sueño, nuestra utopia, nuestra esperanza. Éramos jóvenes y sentíamos que la vida no acabaría, todo estaba al alcance de nuestras manos. Soñar, luchar y volver a soñar era nuestra filosofía de vida, día tras día.

Navegábamos entre un mar de injusticias pensando que nuestra fuerza y voluntad nunca acabaría. Ella siguió corriendo, yo no pude más, me quedé anclado en el mundo ideal de los sueños ya imposibles.

Han pasado ya muchos años, pero hoy ha venido a visitarme al hospital. Al sentir su mano sobre mis piernas inmóviles, he tenido ganas de volver a correr con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s