Lisboa

Te espero sentado frente a la puerta del tren. Conmigo la maleta roja de los sueños imposibles, y sobre la mesa, una copa de vinho verde. Mi vieja y manoseada guía asomando por el bolsillo de mi gabardina y en mi mano derecha, dos billetes de tren. Lisboa no es un lugar para solitarios.

Pero sé, que un año más, me quedaré aquí sentado. Soñaré con pasear a bordo del tranvía 28 por la ciudad lisboeta. Imagino el olor a bacalao mientras la tristeza de un fado acompaña la partida del penúltimo tren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s