A-Mar

1 de enero de 2019. Le echo un vistazo al listado de propósitos que no voy a cumplir, es patético ver como año tras año, vuelvo a posponer mis sueños para cumplir los de ella. Así llevamos quince años felizmente juntos. Algún día tendré que hacerme cargo de mis sueños, que ahora son pesadillas que carcomen mis ganas de seguir ilusionándome. Pronto llegará otro 31 de diciembre y volver a sentarme y reescribir el mismo listado de promesas incumplidas.

1 de enero de 2020. Le echo un vistazo al listado de propósitos que tengo cumplir y no puedo dejar de llorar. Ella ya no está. El destino se adelantó, y yo, morí aquel día con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s