Brasil

Mientras amanece en Brasil, el sol se esconde sobre el Monte Fuji en Tokio. Me pides que te acompañe, que suba a ese avión que nunca te ha llevado a ninguna parte. Sentado a tu lado, te escucho narrar esos viajes fantásticos que has soñado una y otra vez. La triste realidad es que, ni tú ni yo, saldremos nunca de este entramado de favelas.

¡Qué paradójico! Mientras nosotros, presos, no podemos salir de este infierno, otros, llamados turistas, vienen a vivir la experiencia de la pobreza ajena

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Sara Nieto dice:

    Tristemente cierto…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s