Pueblos

Mientras el pueblo despierta, el silencio suena a vida. Cuando sus gentes comienza a transitar las piedras de la historia, otra parte del mundo, duerme soñando un futuro negado por su presente. 

Aquí pensamos en el aquí, en ahora, en aquellos que ya no están, y en aquellos que no volverán a ocupar la vieja plaza del pueblo. Ya nadie quiere ser héroe en un vacío silencio mediatizado por la noticia del momento. 

Soñamos luces de neón que vacían tanto como iluminan, al mismo tiempo,  añoramos el silencio del vacío ruido de la modernidad. Somos pero estamos. Tenemos y añoramos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s