Vomitar

Aquel 19 de julio dejabas atras el dolor y la angustia. Nos quedarían los recuerdos de aquellas comidas, donde el placer solo podía ser placer compartido, y aquella foto inocente, que se convertiría en la última.

Entramos por donde sabias que no ibas a salir, aunque yo querria que te equivocaras por primera vez a tus 63 años. Vomitaste al entrar, igual que antes de irte.

Entre ello, treinta y nueve días tan intensos y tan previsibles, que el dolor era tan fuerte que solo permitia vivir a tu lado.

Ahora, hoy como tantos otros días, sigo sin poder vomitar mi dolor, tan solo, papá, vomito palabras tristes de amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s