Dilema

Qué gusto da verlo todo recogido cuando mi último suspiro ha comenzado a transitar por mis pulmones. Todos andan correteando por mi habitación. No saben que estas serán mis últimas palabras.

La miro, ellos no la ven. Bella, elegante, con ese pelo canoso que la distinguía entre las veinteañeras. Me mira y me hace una señal inconfundible. Tal como me prometió hace ya cuatro décadas, me espera.

Martina, la más pequeña de todas, ajena al ajetreo de la muerte, me acaricia la mano y me dice:

— No te vayas yayo.

Como si la oyera, ella me sonríe y en sus labios leo un: “Tranquilo, te esperaré”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s