Perpetua

Ya estoy en casa. Estas paredes son mi hogar, mi único y verdadero hogar. Al salir a la calle he sentido algo que nunca había experimentado. Ruidos, demasiado ruido, una vida agitada que corre loca sin ningún sentido. He comprendido el miedo de la gente, esa sensación de desprotección que te lleva al pavor.

Siento que mi seguridad haya estado ligada a tu vida. No era como lo había pensado. Aunque ahora me siento seguro recostado en este camastro, no puedo dejar de oír los gritos de la gente mientras mi cuchillo atravesaba tu estómago. Estoy preso dentro de mí, atado a tu pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s