Educar/se

No hay tiempo que perder, nos ha costado mucho llegar hasta aquí. Lejos quedan ya los momentos donde el hambre se mezclaba con la desesperación. Aquellos en los que la vida pesaba. Donde cada minuto de existencia se media en interminables segundos de una subsistencia que olía a derrota.

Todo eso ha quedado atrás. Ahora ya nada importa. Estoy aquí, delante de esta puerta, viviendo el momento en el que todo va a cambiar. Estoy a un paso, el último paso. Ojalá mi padre estuviera aquí viendo cómo se matricula en la universidad su único hijo. La vida pudo con él. ¡Va por ti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s