Error

Dígale, agente, que la quise mucho, que no me guarde rencor, que no merece un futuro de dudas y culpabilidades.

Son muchos los errores por los que quiero pedirle disculpas, pero creo que no me dará tiempo a recordarlos todos. Que no le quepa duda que lamento cada una de las veces que le hice llorar, gritar y hasta maldecirse por culpa mía.

Dígale, agente, que la quise mucho, que ha sido la mejor madre que un hijo sin cabeza haya podido tener.

He vuelto a cometer un error al cortarme las venas, pero afortunadamente, este será mi último error.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s