Locura

Su incontrolable afición por los viajecitos interplanetarios lo tenía sumido en una estado permanente de locura. Primero nos quiso convencer que había viajado desde Marte a Saturno pasando por Venus. Luego nos explicó que su nave espacial se había quedado obsoleta y necesitaba nuevos propulsores. Y si esto no fuera poco, un día nos llegó a decir que había recibido un mensaje desde otra galaxia, pronto partiría nuevamente en una misión casi imposible. 

Mis padres habían perdido toda esperanza con él, pero yo veía en su locura esa  candidez infantil que tuvo hasta que aquel accidente lo sumiera en un mundo del que nunca más salió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s